16 nov. 2011

Os voy a contar una historia....




Me ha costado mucho sentarme a escribir esta entrada, pero es parte de una de las varias promesas que he hecho estos ultimos dias, asi que aqui estoy. Aunque en estos momentos estoy completamente invadida por la tristeza, esta no es una historia triste. Es una historia de amor, de lealtad, de dignidad, y de fortaleza.

En el año 2002 conoci en Miami a la que casi de manera inmediata se convirtio en mi mejor amiga y mi hermana. Nos conocimos en un desfile en el que ella desfilaba y yo estaba invitada para cantar. Estando en el backstage, dos modelos empezaron a pelearse y (increible pero cierto) a lanzar planchas de pelo y todo aquello que se les puso por delante. Una de las modelos normales me agarro del brazo (porque yo me quede completamente petrificada ante esa escena de novela venezolana) y me llevo al baño. Nos miramos, nos empezamos a partir de la risa y no salimos de alli hasta que no escuchamos que el escandalo habia terminado, aproximadamente media hora despues. Durante esa media hora nos contamos de donde eramos, cuanto tiempo llevabamos en Miami, etc. Y desde ese dia nos convertimos en intimas amigas. Yo vivia convencida de que las estrellas la habian mandado a mi vida, porque no pasaba mi mejor momento cuando la conoci. Y ella pensaba lo mismo, porque tampoco era su mejor momento. Nuestra amistad me resulta imposible de describir e incluso me parece injusto describirla como amistad, porque estamos unidas por mucho mas alla que unos gustos similares en las cosas que nos gusta hacer. Yo, que creo en las almas gemelas, se que ella es mi alma gemela de la amistad. 

Hace unos dias me entere de que nos teniamos que decir adios. Si algo he aprendido al haber perdido a mi padre, mi abuela y mi tia antes de cumplir los 23 es que nunca estas preparado para decir adios. Da igual cuantas veces lo hayas dicho antes o cuanto hayas sufrido por aprender a vivir con esa herida. Cada vez se siente como la primera vez. Esta vez, de hecho, ha sido aun mas dificil porque tuvimos la suerte de poder decirnos adios pero la gran desgracia de saber que nos estabamos despidiendo. Cuando ya pensaba que no me quedaba nada que aprender de esta maravillosa mujer, que me enseño el verdadero significado de la palabra lealtad (entre muchas otras), durante estos dias me ha enseñado el significado de la palabra valentia. Y esta leccion es la que voy a repetir una y otra vez en mi cabeza para no dejarme llevar por el impulso constante de quedarme en la cama llorando todo el dia. El mejor regalo de despedida que me pudo hacer, y que quiero compartir con todos vosotros como una gran leccion de vida, fue decirme: "prometeme que no vas a gastar tus dias llorando mientras dejas la vida pasar. Yo estoy aceptando el fin de la mia y te pido que tu aceptes la tuya todos y cada uno de los dias en los que aun la tengas. Prometeme que no vas a malgastar esa bendicion." 

Y yo soy una mujer de palabra.

ENGLISH READERS: I am sorry that, for the time being, I will not be posting in English. I have added a translating gadget (top right corner) that I hope you'll find helpful. 


10 comentarios:

  1. Yo tampoco tengo palabras... te mando un abrazo infinito.

    ResponderEliminar
  2. Sabio consejo, sabias palabras.Gracias por compartir. Mil besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Pues hablo yo.
    Partiré de la base, la teoría es fácil pero ya en la práctica se nos complica.
    La guerra de la vida contra la muerte está perdida de antemano, aunque podemos ganar todas las batallas menos la definitiva. Pero eso no significa que nos tengamos que rendir. Eso es lo que hizo ella.
    A pesar de que nadie quiere irse, a ese viaje nos apuntaron hace tiempo. Pero es un viaje duro, que hacemos sin los compañeros, sin los amigos.
    Y esa chica te ha dejado ese legado: que a pesar de tenerlo perdido, ganes todas las batallas.Te animó a no ceder un palmo, a disfrutar cada instante intensamente. Para que la recuerdes feliz y lo seas tu también en ese recuerdo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias a tod@s, de corazon. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Tan linda, Geo!!

    ¿Qué decirte que no te haya dicho ya? opino lo mismo, al 100%, que Mariano. Es una guerra que tenemos perdida de antemano y, por eso, debemos aprovechar cada momento, exprimirlo al máximo. Muchas veces no nos damos cuenta de esto hasta que no vivimos alguna situación traumática como la muerte de un ser querido o una enfermedad grave(nuestra, suya...) Hace tiempo decidí no perder un segundo de mi vida llorando por nada ni nadie, coger la vida por los cuernos y tirar hacia adelante.

    Sabias palabras las de Geo. Ahora vive al máximo y disfruta por ella y por ti. Y recuerdala en todos los momentos buenos que vivistéis.

    La vida es una bendición y no debemos malgastarla.

    Mil besos y mil abrazos...Sabes que te adoro de aquí al infinito y volver :)

    ResponderEliminar
  6. Muchisimas gracias, Glorious! Sabes que el sentimiento es completamente mutuo y que te estoy infinitamente agradecida (al igual que al resto) por haber estado tan pendiente de mi estos dias en los que todo ha sido (y sigue siendo) tan doloroso. Un abrazo fuerte, mi amiga!

    ResponderEliminar
  7. Sandra acabo de leer como describes tu amor por GEO y estoy con lagrimas, siento no haber podido conocerla, pero como tu dices ella hera una mujer muy valiente, eso consejo que te dio siguelo por tu sabes que ella te queria mucho,ya sabes lo que yo pienso sobre lo de perder alguien especial con tu corazon la sentiras a tu lado esta es una forma de mitigar ese gran dolor, seguir con tu vida sabes que desde tu pais TU FAMILIA ESTA CONTIGO.. CUIDATE MUCHO AMOR..

    ResponderEliminar
  8. Gracias, mami! Por todo, por tantas palabras de aliento y por todo tu apoyo siempre y en especial estos dias tan dificiles.

    ResponderEliminar