2 dic. 2011

Que suerte has tenido, San




Aunque se que de entrada lo que os voy a contar puede sonar a momento de egocentrismo absoluto, esta entrada esta inspirada por mi amiga Pati y su amabilidad infinita hacia mi. Pati siempre me dice que soy una inspiracion para ella y, aunque me da un poco de corte que me lo diga, tambien me hace mucha ilusion porque venimos del mismo sitio: un barrio de clase obrera del sur de Madrid. 

Cuando voy a Madrid y me encuentro con gente que hace mucho tiempo que no me ve, la frase del titulo la escucho por lo menos 10 veces: San, que suerte has tenido! Y os voy a explicar en lo que siento que he tenido suerte al mismo tiempo que en lo que siento que la suerte no ha tenido absolutamente nada que ver. 

La mayor suerte que yo he tenido con respecto a haber podido conseguir algo en la vida se la debo a mi madre. Tenerla como punto de referencia en cuanto a perseverancia y espiritu de lucha es algo a lo que doy gracias a diario y en lo que no puedo decir que yo haya tenido nada que aportar. Es gracias a su ejemplo que nunca me he rendido y siempre he sabido que nunca hay que dejar de pelear. 

El resto siento que lo he ganado todo con el sudor de mi frente, con mucha lucha, con mucho sufrimiento y, a veces, pagando un precio tan alto que no todo el mundo estaria dispuesto (con esto me refiero a vivir a 7,000 kilometros de mi familia). 

Tengo 32 años y llevo trabajando 20 años. Si, si, no es un error lo que leeis. Empece a trabajar a los 12 años porque me di cuenta de que mi madre trabajaba sin parar y aun asi tenia muchas dificultades para sacar nuestra casa adelante, asi que decidi que yo tambien podia trabajar. Iba al colegio y despues de 5 de la tarde hasta las 10 de la noche cuidaba niños. Despues pase 3 años ayudando a mi madre en su segundo trabajo (limpiando la empresa en la que ella trabajaba durante el dia) para que no estuviese tan cansada. Fueron unos años maravillosos porque ademas de poder ayudarla, me permitia pasar mas tiempo con ella. Cuando llego mi momento de ir a la universidad, no senti que podia poner a las espaldas de mi madre semejante responsabilidad - a pesar de que termine BUP con magnificas notas - y a los 18 años decidi ponerme a trabajar a jornada completa. Cuatro años despues me di cuenta de que mi camino profesional no estaba en España y me marche a Estados Unidos con dinero suficiente para pagar dos meses de alquiler. En Miami empece trabajando de camarera y no recuerdo muy bien lo que ganaba pero si recuerdo que despues de pagar el alquiler, el seguro del coche y la factura del telefono me quedaba lo justo (y muchisimas veces ni lo justo) para comer. 

Llego un momento en el que me di cuenta de que no queria vivir toda la vida contando los centavos y decidi volver a estudiar. No hay palabras que os puedan describir lo intimidada que me sentia durante mi primer semestre en la universidad, tras haber aprendido a hablar, leer y escribir ingles gracias a los subtitulos de mi television. Y aqui fue cuando recorde a mi madre luchando toda su vida e hice lo mismo. Se que mi amiga Ali esta leyendo esto y ella sabe cuantisimas horas dedique a mi primera carrera (practicamente le dedique mi vida). Fue tal mi dedicacion, que consegui graduarme #1 de mi promocion y un mes antes de graduarme me ofrecieron un puesto fijo en el Senado de Estados Unidos. 

Aunque cuento mis bendiciones todos los dias, hay cosas en mi vida por las que doy gracias porque me enseñaron a ser agradecida pero no porque sienta que me cayeron del cielo. Si a alguien le puede servir esta historia de algo, me alegro mucho y por eso la queria compartir. Porque aquellos que se quedan parados ante los eventos de su vida esperando que les llegue la suerte van a quedarse ahi de por vida. La suerte no solo hay que quererla, hay que crearla. 

9 comentarios:

  1. Me parece ejemplar que hayas contado tu historia y todos los sacrificios que has tenido que hacer para llegar a donde estas hoy. Hoy en dia, la crisis economica y la frustracion social hacen que mucha gente pierda el espirituo de lucha, por eso ejemplos como el tuyo ayudan mucho y recuerdan que con sacrificio y ganas todo es posible. Despues de leer esto te admiro aun mas si cabe! Un beso!!

    ResponderEliminar
  2. *Alicia se levanta y aplaude* Ole mi Marimoño!!!! mu bien dicho mujer!! Y llevas toda la razón la suerte se hace y se tiene, tu tienes la suerte de tener una madre que te enseñe a agarrar el toro por los cuernos, a no rendirte y a no tener miedo.(entre muchas otras cosas) Es verdad que cuando nuestros caminos cruzaron estudiaste con mucho ahinco el título y el puesto en el número 1 te lo ganaste a pulso! seguro que esto sirve de mucho para la gente que lo lea. Besote!

    ResponderEliminar
  3. Sandrita gracias por dedicarme estas palabras tan lindas, yo tambien estoy muy orgulosa de mi niña, aquella niña que al nacer cambio mi vida, yo le decia a mi madre MAMA ya tengo una niña pero no sabia que aquella niña llegaria tan lejos, y si como tu dices yo te aporte algo eso me alegra mucho , pero sin duda alguna el merito solo es tuyo por que solo tu lo estas haciendo esto posible con tu teson y fuerza. y aqui en tu pais tu familia estamos muy orgullosos de ti de la persona en la te as covertido, eres la mujer que yo siempre quise ser pero la vida no me dejo por eso estoy tan orgullosa de ti te quiero corazon cuidate mucho...

    ResponderEliminar
  4. Me encanta tu historia. La suerte se la busca una misma. Con lucha, dedicación, esfuerzo y mucha paciencia conseguimos lograr nuestros objetivos y llegar hasta nuestra meta. Todos somos capaces de hacer cosas que ni siquiera nos esperamos, lo importante es intentarlo y ser perseverante y nunca rendirse, que te caes pues te levantas...así es esta vida, llena de altibajos que hay que saber superar y sobrellevarlos. Un saludo San!!

    ResponderEliminar
  5. Eres lo más flower!! Un gran ejemplo de lucha y superación; tu historia es digna de libro, a qué estás esperando para empezar a escribir?? :D
    Bsssss

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias a todas por las palabras de cariño y en especial, con el permiso del resto, a mi madre porque continua siendo una fuente de inspiracion diaria en mi vida :-)

    ResponderEliminar
  7. GRACIAS CARIÑO, ES SOLO LO QUE SIENTO. ORGULLO Y CARIÑO. POR TI.. T.Q.M

    ResponderEliminar
  8. A esto no se le puede llamar suerte, creo que es vuestra actitud la que os ha hecho superaros a vosotras mismas. Un beso enorme para tu madre y para ti, tenéis lo que os merecéis (suerte es que te toque la lotería no esto).

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias por esas palabras tan amables, Vivian!

    ResponderEliminar